Gallery Collection

  • Urréjola
    Acrílico sobre tela | 73 x 73 cm.
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 81 x 116 cm.
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 130 x 195 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 73 x 73 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 89 x 100 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 100 x 100 cm
  • Urréjola
    Ácrílico sobre lienzo | 81 x 89 cm
  • Urréjola
    Ácrílico sobre lienzo | 65 x 38 cm
  • Urréjola
    Ácrílico sobre lienzo | 73 x 38 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre tela | 146 x162 cm.
  • Urréjola
    Acrílico sobre tela | 90 x 90 cm.
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 81 x 162 cm.
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 100 x 100 cm
  • Urréjola
    130 x 195 cm | 60 x 100 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 60 x 100 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre tela | 90 x 90 cm.
  • Urréjola
    Acrílico sobre tela | 90 x 90 cm.
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 100 x 146 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 89 x 89 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 81 x 54 cm
  • Urréjola
    Acrílico sobre lienzo | 100 x 100 cm

Urréjola

Biography

La pintura de Urréjola ocupa un amplio abanico temático que nos puede situar igualmente frente a un paisaje urbano, como frente a una composición de objetos tipo Still life o ante un retrato. 

Pero sin duda el Paisaje Urbano ha señalado singularmente su pintura. La ciudad, uno de los grandes aportes de la cultura, ya milenaria, es el espacio preferido para observar nuestro ritmo vital, adentrarse en él y transformarlo en sustancia artística. 

A veces la ciudad aparece bulliciosa, en movimiento. Personajes anónimos recorren las calles, coches, autobuses o tranvías describen la actividad propia del latido urbano. Las luces de los semáforos, los destellos brillantes en los cristales de los escaparates o la luz que define la silueta de los edificios dan contenido a los cuadros. 

Otras veces la ciudad aparece adormecida, descansando con un cierto aire melancólico. La luz del atardecer se mece entre las cúpulas de los edificios y los tiñe de un colorido tranquilizador que puede insinuar algo parecido a los acordes de un blues. 

La obra de Urréjola tiene mucho que ver con la tradición de la pintura Española y a la vez su ejecución adopta ciertos aspectos de las tendencias del expresionismo y algún atisbo formal de la abstracción, que se conjugan en una fusión que finalmente responde a una figuración muy personal. Su origen del sur aparece ocasionalmente en el tratamiento de la luz, poderosa, definiendo nítidamente los espacios, reverberando sutilmente por todo el entramado pictórico. 

Ciudades como Madrid, Amsterdam, Londres, Cádiz o Nueva York son los entornos en los que la pintura de Urréjola encuentra sus fundamentos esenciales. En ellas aparecen espacios que terminan fundiéndose con el cielo o, por el contrario, se nos muestran estudios de entornos más reducidos o cercanos. 

Es una pintura en desarrollo, que continúa en proceso y se niega a creer que haya encontrado su estado definitivo.

Top